lunes, 23 de febrero de 2015

¿Por qué usar la línea de comandos?

¿Te has dado cuenta alguna vez que, en las películas, cuando el "súper hacker" - ya sabes, el tío que puede entrar en la computadora militar ultra-segura en menos de treinta segundos - se sienta en el ordenador y nunca toca un ratón? Es por que los que hacen las películas saben que nosotros, como seres humanos, instintivamente sabemos que la única forma de hacer algo en un ordenador ¡es escribiendo en el teclado!

La mayoría de los usuarios de ordenadores de hoy sólo están familiarizados con la interfaz gráfica de usuario o GUI (del inglés graphical user interface) y los vendedores y los expertos les han enseñado que la interfaz de línea de comandos o CLI (del inglés command line interface) es una cosa espantosa del pasado. Es una pena, porque una buena interfaz de línea de comandos es una maravillosa y expresiva forma de comunicarse con el ordenador, muy parecida a lo que el lenguaje escrito es para los seres humanos. Se ha dicho que "las interfaces gráficas de usuario hacen fáciles las tareas fáciles, mientras que las interfaces de línea de comandos hacen posibles las tareas difíciles" y eso es muy cierto aún hoy.

Dado que Linux fue desarrollado desde la familia de sistemas operativos Unix, comparte la misma rica herencia de herramientas de línea de comandos que Unix. Unix saltó a la fama en los primeros años ochenta (aunque fue desarrollado una década antes), antes de que se extendiera la adopción de las interfaces gráficas de usuario, y por eso, se desarrolló una amplia interfaz de línea de comandos en su lugar. De hecho, una de las razones más potentes para que los primeros que utilizaron Linux lo eligieran sobre, digamos, Windows NT, era la poderosa interfaz de línea de comandos que hacía las "tareas difíciles posibles".

1 comentario:

  1. Excelente! La mayoría de personas ven la línea de comandos como algo horrible e imposible.

    ResponderEliminar