domingo, 8 de marzo de 2015

Tus primeras pulsaciones en el teclado

Pues empecemos. ¡Arranca el emulador de terminal! Una vez que se abre, deberíamos ver algo como esto:

[me@linuxbox ~]$

Esto se llama shell prompt y aparecerá siempre que el shell esté listo para aceptar entradas. Aunque puede variar algo en apariencia según la distribución, normalmente incluirá tu nombredeusuario@nombredetumaquina, seguido del directorio de trabajo actual (veremos esto dentro de un poco) y un signo de dólar.

Si el último carácter del prompt es una almohadilla (“#”) en lugar de un signo de dólar, la sesión de terminal tiene privilegios de superusuario. Esto significa que o hemos iniciado la sesión como usuario root o hemos seleccionado un emulador de terminal que proporciona privilegios (administrativos) de superusuario.

Asumiendo que todo va bien por ahora, intentemos teclear algo. Introduce letras sin sentido en el prompt, como esto:

[me@linuxbox ~]$ kaekfjaeifj

Como el comando no tiene sentido, el shell nos lo dirá y nos dará otra oportunidad:

bash: kaekfjaeifj: command not found
[me@linuxbox ~]$

No hay comentarios:

Publicar un comentario