lunes, 20 de abril de 2015

¡Ten cuidado con rm!

Los sistemas operativos tipo Unix, por ejemplo Linux, no tienen un comando para restaurar archivos. Una vez que borras algo con rm, se ha ido. Linux asume que eres listo y sabes lo que haces.

Ten especial cuidado con los comodines. Piensa en este ejemplo clásico. Digamos que quieres borrar sólo los archivos HTML en un directorio. Para hacerlo, escribes:

rm *.html

lo cual es correcto, pero si accidentalmente dejas un espacio entre el “*” y el “.html” como aquí:

rm * .html

el comando rm borrará todos los archivos en el directorio y luego se quejará de que no hay ningún archivo llamado “.html”.

Aquí tienes un práctico consejo. Cada vez que uses comodines con rm (¡además  de comprobar cuidadosamente tu escritura!), prueba el comodín primero con ls. Esto te permitirá ver los archivos que van a ser borrados. Entonces pulsa la tecla de la flecha hacia arriba para recuperar el comando y reemplaza el ls con rm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario