miércoles, 10 de febrero de 2016

Repositorios

Mientras que algunos proyectos de software eligen realizar su propia distribución y empaquetado, la mayoría de los paquetes actuales son creados por los suministradores de la distribución y terceras partes interesadas. Los paquetes son puestos a disposición de los usuarios de una distribución en repositorios centrales que pueden contener miles de paquetes, cada uno construidos y mantenidos especialmente para la distribución.

Una distribución puede mantener varios repositorios diferentes para las diferentes fases del ciclo de desarrollo del software. Por ejemplo, normalmente habrá un repositorio de “pruebas” que contendrá paquetes que acaban de ser construidos y que están destinados a almas valientes que buscan errores antes de que sean liberados para distribución general. Una distribución, a menudo, tiene un repositorio de “desarrollo” donde se guardan los paquetes en proceso de trabajo para incluirlos en la siguiente versión principal de la distribución.

Una distribución también puede tener repositorios de terceros relacionados. Estos a menudo se necesitan para proporcionar software que, por razones legales como patentes o cuestiones de antielusión de DRM (Digital Rights Management - Gestión de Derechos Digitales), no pueden ser incluidos con la distribución. Quizá el caso más conocido es el del soporte del encriptado de los DVD, que no es legal en Estados Unidos. Los repositorios de terceros funcionan en países donde las patentes de software y las leyes antipiratería no se aplican. Estos repositorios son normalmente independientes de la distribución que soportan, y para usarlos, debemos conocerlos e incluirlos manualmente en los archivos de configuración del sistema de gestión de paquetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario