miércoles, 2 de marzo de 2016

El mito de la instalación de software Linux

La gente que migra desde otras plataformas, a veces, son víctimas del mito de que el software es algo difícil de instalar en Linux y que la variedad de sistemas de paquetes usados por las diferentes distribuciones es un impedimento. Bien, es un impedimento, pero sólo para los vendedores de software propietario que deseen distribuir versiones binarias exclusivas de su software secreto.

El ecosistema Linux se basa en la idea del código abierto. Si el desarrollador de un programa libera el código fuente de un producto, es probable que una persona asociada a la distribución empaquete el producto y lo incluya en su repositorio. Este método asegura que el producto se integra bien con la distribución y que el usuario tiene la comodidad de una “única tienda”, en lugar de tener que buscar la web de cada producto.

Los controladores de dispositivos (drivers) son manejados de forma muy parecida, excepto que en lugar de ser elementos separados en el repositorio de una distribución, forman parte del propio kernel Linux. Hablando en general, no hay algo como un “disco de controladores” en Linux. O el kernel soporta un dispositivo o no lo hace, y el kernel Linux soporta muchos dispositivos. Muchos más, de hecho, que Windows. Por supuesto, esto no consuela si el dispositivo en concreto que necesitas, no está soportado. Cuando esto ocurre, necesitas ver la causa. Una falta de soporte de controladores está a menudo causada por una de estas tres cosas:

1. El dispositivo es demasiado nuevo. Como muchos distribuidores de hardware no soportan activamente el desarrollo Linux, un miembro de la comunidad Linux debe escribir el código del controlador para el kernel. Esto lleva tiempo.

2. El dispositivo es demasiado exótico. No todas las distribuciones incluyen todos los posibles controladores de dispositivos. Cada distribución desarrolla sus propios kernels, y como los kernels son muy configurables (lo que hace posible ejecutar Linux en todo, desde relojes de pulsera a grandes servidores) podrían haber pasado por alto un dispositivo en particular. Encontrando y descargando el código fuente del controlador, puedes (sí tú) compilar e instalar el controlador tú mismo. Este proceso no es demasiado difícil, pero sí que es enredado. Hablaremos sobre compilar software en un capítulo posterior.

3. El vendedor de hardware esconde algo. Ni ha liberado el código fuente para el controlador de Linux,  ni ha liberado la información técnica para que alguien lo cree. Esto significa que el proveedor de hardware está tratando de mantener las interfaces de programación del dispositivo en secreto. Como no queremos dispositivos secretos en nuestros ordenadores, sugiero que quitemos el hardware ofensivo y lo tiremos a la basura con otras cosas inútiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario