lunes, 10 de octubre de 2016

Impresoras gráficas

El desarrollo de GUIs condujo a grandes cambios en la tecnología de impresión. Como los ordenadores evolucionaron a pantallas más basadas en imágenes, la impresión evolucionó de técnicas basadas en caracteres a otras basadas en gráficos. Esto fue propiciado por la llegada de impresoras láser de bajo costo que, en lugar de imprimir caracteres fijos, podían imprimir diminutos puntos en cualquier parte del área imprimible de la página. Esto hizo posible la impresión de fuentes proporcionales (como las usadas en las imprentas) e incluso fotografías y diagramas de alta resolución.

Sin embargo, evolucionar de un esquema basado en caracteres a otro basado en gráficos requería un desafío tecnológico formidable. Aquí está el por qué: El número de bytes necesarios para llenar una página usando una impresora basada en caracteres podía calcularse de esta forma (asumiendo 60 líneas por página cada una con 80 caracteres):

60 X 80 = 4800 bytes

En comparación, una impresora láser de 300 puntos por pulgada (DPI) (asumiendo un área de impresión por página de 8 por 10 pulgadas) requiere:

(8 X 300) X (10 X 300) / 8 = 900000 bytes

Muchas de las lentas redes de PC simplemente no podían soportar el casi un megabyte de datos requeridos para imprimir una página completa en una impresora láser, así que estaba claro que se necesitaba una invención ingeniosa.

Esa invención resultó ser el lenguaje de descripción de página (PDL - page descriptión language). Un lenguaje de descripción de página es un lenguaje de programación que describe el contenido de una página. Básicamente dice, "ve a esta posición, dibuja del carácter 'a' en Helvetica de 10 puntos, ve a esta posición..." hasta que todo lo que haya en la página haya sido descrito. El primer gran PDL fue PostScript de Adobe Systems, que todavía está en uso hoy en día. El lenguaje PostScript es un lenguaje de programación completo adaptado a tipografía y otros tipos de gráficos e imágenes. Incluye soporte integrado para 35 fuentes estándar de gran calidad, más la capacidad de aceptar definiciones de fuentes adicionales al ejecutarse. Al principio, el soporte para PostScript estaba incluido en las propias impresoras. Esto solucionaba el problema de la transmisión de datos. Aunque el típico programa PostScript era muy prolijo en comparación a la simple secuencia de bytes de las impresoras basadas en caracteres, era mucho más pequeño que el número de bytes requeridos para representar la página impresa completa.

Una impresora PostScript aceptaba un programa PostScript como entrada. La impresora tenía su propio procesador y memoria (haciendo que a veces la impresora fuese más potente que el ordenador al que estaba conectada) y ejecutaba un programa especial llamado intérprete PostScript, que leía el programa PostScript entrante y procesaba los resultados en la memoria interna de la impresora, formando así el patrón de bits (puntos) que se transferían al papel. El nombre genérico de este proceso de convertir algo a un gran patrón de bits (llamado bitmap o mapa de bits) es procesador de imagen rasterizada (raster image processor) o RIP.

Según pasaron los años, tanto los ordenadores como las redes se hicieron mucho más rápidos. Esto permitió mover el RIP de la impresora al ordenador, que, a cambio, permitió que las impresoras de gran calidad fueran mucho menos costosas.

Hoy día, muchas impresoras todavía aceptan secuencias basadas en caracteres, pero muchas impresoras de bajo coste ya no. Confían en el RIP del ordenador para que les proporcione una secuencia de bits para imprimir como puntos. Aún existen algunas impresoras PostScript.

No hay comentarios:

Publicar un comentario