lunes, 14 de noviembre de 2016

Compilando programas

En este capítulo, veremos cómo construir programas compilando código fuente. La disponibilidad del código fuente es la libertad fundamental que hace que Linux sea posible. Todo el ecosistema de desarrollo Linux se basa en el libre intercambio entre desarrolladores. Para muchos usuarios de escritorio, compilar es un arte perdido. Solía ser bastante común, pero hoy en día, los proveedores de distribuciones mantienen amplios repositorios de binarios precompilados, listos para descargar y usar. En el momento de la escritura de este libro, el repositorio Debian (uno de los más grandes de todas las distribuciones) contiene casi 23.000 paquetes.

Entonces ¿por qué compilar software? Hay dos razones:
  1. Disponibilidad. A pesar del número de programas precompilados en los repositorios de las distribuciones, algunas distribuciones pueden no incluir todas las aplicaciones deseadas. En este caso, la única forma de obtener el programa deseado es compilarlo de su fuente.
  2. Puntualidad. Mientras que algunas distribuciones se especializan en las últimas versiones de los programas, muchas no lo hacen. Esto significa que para tener la última versión de un programa es necesario compilarlo.
Compilar software desde el código fuente puede llegar a ser muy complejo y técnico; mucho más allá del alcance de muchos usuarios. Sin embargo, muchas tareas de compilación son bastante fáciles y sólo necesitan unos pocos pasos. Todo depende del paquete. Veremos un caso muy simple para proporcionar una visión general del proceso y como punto de partida para aquellos que quieran emprender un estudio más a fondo.

Presentaremos un nuevo comando:
  • make - Utilidad para mantener programas

No hay comentarios:

Publicar un comentario