miércoles, 8 de marzo de 2017

La portabilidad es la pesadilla de las mentes pequeñas

Si hablas con gente del Unix "real", descubrirás rápidamente que a muchos de ellos no les gusta mucho Linux. Lo consideran impuro y sucio. Un principio de los seguidores de Unix es que todo debe ser "portable". Esto significa que cualquier script que escribas debería poder funcionar, sin cambios, en cualquier sistema tipo Unix.

La gente de Unix tiene una buena razón para creer esto. Después de haber visto lo que las extensiones propietarias de los comandos y shells hicieron al mundo Unix antes de POSIX, lógicamente desconfían del efecto de Linux en su amado SO.

Pero la portabilidad tiene un serio inconveniente. Impide el progreso. Requiere que las cosas se hagan siempre usando técnicas de "mínimo común denominador". En el caso de la programación en shell, significa hacerlo todo compatible con sh, el Bourne shell original.

Este inconveniente es la excusa que usan los distribuidores propietarios para justificar sus extensiones propietarias, sólo que las llaman "innovaciones". Pero realmente sólo son dispositivos de bloqueo para sus clientes.

Las herramientas GNU, como bash, no tienen estas restricciones. Consiguen la portabilidad soportando estándares y estando disponibles universalmente. Puedes instalar bash y las otras herramientas GNU en casi todo tipo de sistema, incluso en Windows, sin coste. Así que siéntete libre para usar todas las características de bash. Es realmente portable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario